Rigo B Castro "LeoZero"

I'm graphic designer, web development, writer and fanatic musician. So many people says I'm an Artist project...
Recent Tweets @rigobcastro

[Domingo – 2:00 AM]

-  Hola… ¿Cómo estás?

-  Bien…

-  Excelente… y ¿Qué haces?

-  Escribiendo…

-  ¡Waooo! ¿Qué escribes?

-  Un poema…

-  ¡Qué maravilla! Y… ¿Para quién es el poema?

-  Para nadie…

-  Hummmm… Entonces… ¿Por qué lo escribes?

-  Porque no tengo nada más por hacer…

-  Pero en una bonita tarde como esta ¿No tienes nada por hacer?

-  ¿Qué?

[Domingo – 2:10 AM]

-  ¿Oye que tienes? Te despertaste muy agitado

-  No es nada, es que… tuve un sueño algo raro

-  ¿Qué soñaste?

-  Fue raro, tú eras niña y me preguntabas a mí de niño qué hacía y pues yo te respondía pero como siempre, seguías con la curiosidad

-  Hummm… no creo que haya sido así, si yo te pregunté bastante, fue porque no respondías puntualmente a mis preguntas

-  No fue eso, simplemente pregunta larga con corta respuesta… ya duérmete

-  Bueno, si tú lo dices…

-  Además me duele la cabeza, fue una noche dura

-  Sí, eso es verdad y a mí también me duele

-  Ya duérmete…

-  Bueno

[Domingo – 3:30 AM]

-  ¡Shhh! ¡Calla! Guarda silencio, no ves que puede despertar

-  Estoy callado, eres tú la del ruido

-  ¡Ven! Vamos a ver que tiene debajo de esa túnica

-  No quiero… ¿Por qué te gustan estos planes tan ridículos?

-  No son ridículos, es que yo quiero esa bella flor violeta en mi vestido

-  ¿Qué? Ósea que quieres quitarle la túnica a la muerte por una flor… ¡Vaya! Esto ya no es ridículo… es una locura

-  Somos dos y pues estamos vivos, esa cosa esta muerta ¿No es así?

-  ¡Nooo! Esa cosa se llama muerte y nos puede quitar lo vivos

-  Eres muy aburrido, iré yo sola entonces, espérame ahí

-  Hummm… como desees niña valiente, me avisas si no te muerde esa cosa

-  (Susurro) ¿Por qué será que tengo un novio tan cobarde?

-  ¿Qué dijiste?

-  ¡No nada! Que por qué será tan tarde pregunté

-  Hummm… si tú lo dices, me avisas para ir por ti

-  ¿Qué te avise para qué? ¡Vaya! No eres tan cobarde después de todo

-  ¡Lo sabía! No habías preguntado por qué es tan tarde, sino, por qué soy tan cobarde

-  Si eso pregunté, es que a veces pienso que tú no me amas porque jamás te importo y no haces nada valiente por mí…

-  ¡Cállate! Y no te muevas

-  ¿Qué me calle? ¡Oye! Estaba diciendo algo romántico

-  (En voz baja) Si lo sé pero guarda silencio, la cosa se despertó y está detrás de ti

-  ¡Queeeeeé! (Gritos) ¡Auxiliooooo! ¡La muerte está detrás de mí! ¡Auxiliooooo!

-  ¡Por Dios! Te dije que guardaras silencio, ahora tendré que luchar contra esa cosa y tú no colaboras para que yo gane

-  (Gritos) ¡Deja de regañarme y ayúdame! ¡Esa cosa me quiere asesinar!

-  ¡Oye cosa! No te atrevas a tocarla porque te mato (Susurro) Esa cosa es la muerte ¿Cómo la voy a matar? (En voz baja) Auxilio…

-  (Gritos) ¡No te quedes ahí pensando como un filósofo! ¡Ayúdame! ¡Esa cosa se está burlando de mí!

-  ¡Hey Cosa! Yo me sé un conjuro para que te desbarates y quedes como alimento canino, si no te marchas, lo recitaré ¡Lo Juro!

-  (Gritos) ¡Esa cosa no quiere negociar! ¡Auxilio! ¡ahhhhhhhh!

-  (Todo en silencio)

-  (En voz baja) ¿Oye estás bien?

-  (En voz baja) Si eso creo, pero quítate de encima

-  ¿Qué?

[Domingo – 4:05 AM]

-  (Gritos) ¡Ahhhhhhhhh!

-  ¡Por Dios! ¿Por qué gritas? ¡Por qué!

-  Es que tuve un sueño feo

-  (Gritos) ¡Y por eso me tienes que gritar en el oído! ¡Estás loca! ¡Demente!

-  Te amo…

-  (Gritos) ¡Y estás demasiado…! (En voz baja) ¿Qué? ¿Qué dijiste?

-  Dije… Te amo

-  Yo, yo, yo… me siento miserable

-  (Todo en silencio)

-  ¡Vaya! Hace mucho tiempo no me abrazabas así… ¡Te amo!

-  Hummm… siempre te abrazo así, pero bueno, cuéntame que soñaste

-  Si claro ya te cuento, fue algo muy lindo, soñé con la muerte

-  ¡Waoo! Que hermoso debió haber sido soñarse con la muerte… sarcasmo

-  La muerte no fue lo lindo del sueño, eso fue lo espantoso, por eso grite

-  Entonces ¿Qué fue lo lindo? ¿Viste a algún perrito por ahí?

-  No, no pude ver a ninguno, lo lindo fuiste tú

-  Hummm… Esto esta raro yo no soy lindo… ¿Estaba vestido como mujer?

-  ¡Noo! No fue lindo por tu apariencia, es que fuiste muy valiente y me rescataste de la muerte que me quería asesinar

-  Hummm… Entonces no era yo, ha de ser algún parecido o algo así, yo no lucharía contra algo que no tiene sentido, pero bueno, al fin y al cabo fue un sueño… duérmete.

-  Si… tienes razón, tan solo fue un sueño

[Domingo – 4:40 AM]

-  Hummm… podrías dormite y dejar de ver para el techo

-  Pero no estoy haciendo ningún ruido como para molestarte, exageras

-  No, no haces ruidos pero si tienes los ojos abiertos y veo dos manchas blancas apuntando al techo

-  ¡Que exagerado eres! Si no me quieres ver, date la vuelta y con eso basta

-  ¡Pues no quiero! Lo que sucede es que tus corneas atraen la poca luz que entra y la devuelven sirviendo así de reflectores

-  Si como digas señor sabelotodo

-  Hummm… ¡Ya duérmete!

-  Está bien

[Domingo – 5:05 AM]

-  Sigues mirando al techo ¿Qué pasa?

-  No es nada, disculpa si te incomodo

-  Si no es nada ¿Por qué lloras?

-  Te dije que no era nada, duérmete

-  No me vas a decir por lo visto… entonces dormiré, cosa que no hago desde las 2 de la madrugada y pues tú tampoco

[Domingo – 5:40 AM]

-  Hola… ¿Pudiste dormir?

-  No la verdad no, he hecho lo mismo que tú, mirar al techo

-  ¡Jajaja! ¡No te creo! Roncaste como un anciano

-  ¡No es cierto! Yo no hago sonidos extraños mientras duermo, pero tu si los haces así estés despierta

-  ¡Jajaja! ¡Eso es mentira! Y si lo dices por los sonidos de ahora, no era yo te lo juro

-  Hummm… Pues aunque parezca increíble, te creo

-  ¿Me crees? ¡Vaya! Que interesante…

-  Pues si es interesante porque eran sonidos como de quejidos, pero de muchas personas, hablo de una multitud

-  Yo escuché lo mismo ¿Serán los vecinos?

-  No creo, llevamos mucho tiempo acá y jamás había escuchado tal cosa y pues menos quejidos, además provenían de abajo

-  ¿De abajo? Pero si abajo no hay nada, solo el subsuelo

-  ¡Por eso! Eso es lo extraño, que provenían de abajo y pues abajo no hay nada, a menos que haya un sótano lleno de personas que se vivan quejando o algo así

-  ¡Perdón! No gasto mi tiempo pensando cosas sin explicación

-  ¿Qué me quisiste decir con eso?

-  ¡Vaya! Tú que lo piensas todo y no lo comprendes… eso si es extraño

-  ¡Hey! Eres demasiado fuerte con tus palabras

-  ¡Jajaja! Esa es la idea mi sabelotodo amigo

-  Hummm… Tengo una respuesta a tu risa

-  ¿Cuál?

-  (Todo en silencio)

-  ¿Cuál respuesta?

-  (Todo en silencio)

-  Hummm… ¡Eres un aburrido!

[Domingo – 6:10 AM]

-  Hola de nuevo

-  Hola

-  ¿Por qué te dormiste?

-  Porque tenía sueño y pues aún lo tengo

-  Hummm… me dejaste sola con esos ruidos extraños

-  Espera…

-  ¿Por qué me dejaste sola?

-  ¡Espera!

-  ¡No quiero esperar! Respóndeme

-  ¡Enserio espera! ¿Qué hora es?

-  Son las 6:11 AM ¿Por qué?

-  ¿En serio?

-  Si esa es la hora, lo dicen los 4 relojes que tenemos al frente

-  Si es cierto, pero ¿No te has fijado?

-  ¿En qué cosa?

-  El Sol no ha salido

-  Hummm… Si es cierto, no hay Sol

-  ¿Qué estará pasando? Voy a averiguar

-  ¡No! ¡No te pares! Me da frio

-  Espérame ya regreso, quiero averiguar qué pasa

-  Bueno, pero no te demores

[Domingo – 6:20 AM]

-  ¿Por qué te demoraste?

-  Porque… es mejor que vengas a ver lo que pasa

-  ¿Por qué tienes esa cara? Me estás asustando

-  Ven… es mejor que lo veas con tus propios ojos

-  No, no quiero ir, me asustaste

-  Confía en mí, yo te protegeré

-  ¿Protegerme? Entonces si es algo grave, ahora si no voy

-  ¡Oye! ¡Confía en mí!

-  No

-  ¡Perfecto! Entonces quédate ahí sola, me iré otra vez

-  ¡No! ¡Espera! Iré contigo, pero explícame lo que pasa para no asustarme tanto

-  No puedo explicarlo porque no sé qué pasa, ven y te darás cuenta

-  Comprendo… si tú dices que no sabes y siempre tienes explicación a algo, es porque es bastante raro, ahora si estoy muy asustada

-  Ven por favor, estoy contigo

-  Bueno… Te amo

-  Y yo a ti, pero ven

[Domingo – 6:25 AM]

-  ¿Quiénes son esas personas?

-  Son… tus padres, los míos, mis hermanos, nuestros amigos y… ese señor loco de pelo largo… no sé quién es

-  Pero ¿Por qué están llorando?

-  No lo sé

-  ¡Oye! Son los mismos quejidos de esta madrugada… tengo miedo

-  Yo también

-  ¿Vámonos si?

-  ¿Para dónde?

-  No sé, lejos de acá, esas personas me hacen dar miedo

-  Pero son nuestros seres queridos ¿Por qué te generan miedo?

-  Porque están llorando y ese señor loco que tú dices, también… Él es el que me genera más miedo

-  A mí también, pero no nos podemos ir

-  ¿Por qué?

-  ¿No escuchas a quien están llamando?

-  No escucho con claridad

-  Concéntrate y escucha

-  Bueno

[Domingo – 6:28 AM]

-  No lo puedo creer

-  Yo tampoco

-  Nos están llamando a nosotros

-  Si… por fin escuchaste

-  ¿Por qué?

-  No le encuentro razón a todo esto, estoy confundido

-  Tengo miedo

-  Si yo también, pero… ¿Te parece si vamos hasta allá?

-  ¡No! Tengo mucho miedo

-  Entonces iré yo, quiero saber qué pasa

-  ¡No! No te dejaré ir, que tal no regreses

-  Claro que regresaré, no te voy a dejar sola acá y menos si tienes miedo

-  A veces eres tan tierno, siendo así, te dejo ir, pero prométeme no demorarte

-  Te lo prometo

[Domingo – 6:40 AM]

-  Te demoraste mucho ¿Qué estabas haciendo?

-  Tratando de abrir la puerta

-  ¿Cómo así que tratando de abrir la puerta?

-  Sí, es que está cerrada del otro lado

-  Eso es muy extraño, creo que nos encerraron

-  Si eso creo… ¿Por qué lo habrán hecho? No me gusta estar confundido

-  Lo sé, pero algo raro sucedió ahora

-  ¿Qué sucedió?

-  Me llene de valentía y mire por la ventana otra vez y no estaban nuestros seres queridos, pero si ese señor loco, aún creo que está ahí

-  Vamos a preguntarle a él, gritemos para que nos escuche

-  Bueno

[Domingo – 6:42 AM]

-  (Gritos) ¡Señor! ¡Mire hacia acá por favor!

-  (Gritos) ¡Hey Señor loco! ¡Necesitamos hacerle una pregunta!

-  (En voz baja) No le digas así, se molestará

-  (En voz baja) Perdón… es que no nos está prestando atención

-  Hummm… sigamos gritándole

-  ¡Espera! Mira lo que está haciendo

-  ¿Qué cosa? Yo no veo nada, lo sigo viendo ahí parado de espalda

-  ¿No ves? ¡Se está acercando! ¡Está volando hacia acá!

-  ¿Qué? Eso es mentira, yo lo sigo viendo ahí de pie

-  ¡Te lo juro! ¡Se está acercando! ¡Tengo miedo!

-  Hummm… No te creo, yo te juro que lo sigo viendo ahí de pie

-  (Gritos) ¡Ahhhh! ¡Está al frente mío! ¡Auxiliooo!

-  ¡Oye! No me asustes, no es gracioso

-  (Gritos) ¡Ahhhh!

[Domingo – 7:20 AM]

-  ¡Por fin despertaste! ¿Cómo te sientes?

-  (Voz quebrada) Un poco mareada, tengo sed y me duele la cabeza

-  ¡Jejeje! Es que te golpeaste muy fuerte contra el suelo cuando te caíste y pues gritaste mucho, por eso tienes sed

-  ¿Qué fue lo que pasó?

-  Dijiste que el señor loco estaba al frente tuyo y pues yo lo seguía viendo ahí, hasta le grite que te dejará en paz, pero él siguió ahí de pie y luego te desmayaste

-  ¿Y no me agarraste?

-  No alcancé, no tengo poderes

-  Hummm… ¿Qué estará pasando? El señor loco me dijo algo

-  ¿Qué te dijo?

-  Me dijo: “Es hora de irnos”

-  ¿Irse? ¿Para dónde?

-  No lo sé, pero tengo mucho miedo, por favor no volvamos a esa ventana

-  Pues así volvamos no lo vamos a ver, él ya se fue

-  Por favor quédate conmigo ¿Si?

-  Estoy contigo, no te voy a dejar, descansa

-  Bueno

[Domingo – 8:00 AM]

-  ¿En dónde estabas? Dijiste que estarías conmigo, me mentiste

-  Estaba… acá

-  ¿Acá? Pero no te sentía, además desperté y no te vi

-  Es que…

-  ¿Qué pasa?

-  Estaba hablando con el señor loco

-  ¿Hablando? ¿Qué hablaron?

-  Me dijo muchas cosas, pero eso no importa

-  ¿Cómo que no importa? Estamos confundidos y dices ¿Qué no importa? Además ese señor loco ¡Me atacó!

-  Nos tenemos que ir

-  ¿Ir? ¿Para dónde? Yo no me voy para ningún lado

-  Hazme caso, nos tenemos que ir

-  Bueno listo, nos vamos, pero dijiste que la puerta estaba cerrada, entonces ¿Cómo nos vamos a ir?

-  No me comprendes

-  No me explicas

-  Es qué, esto no es real

-  ¿No es real? ¿Entonces esto es un sueño? De razón pasan tantas cosas locas, quiero despertar ya

-  Esto tampoco es un sueño

-  ¿No lo es? ¿Entonces qué es?

-  No sé cómo explicártelo, pero ¿Recuerdas a la muerte de tu sueño?

-  Si claro, nunca olvidaré a esa cosa

-  ¡Perfecto! Pues resulta que está ahí afuera y está con nuestros seres queridos

-  ¿Qué? ¿Esa cosa está con nuestros seres queridos? ¡Tenemos que ayudarlos!

-  ¡No! ¡Espera!  Déjame explicarte

-  ¡No hay nada que explicar! ¡Déjame ir! ¡Esto es una locura!

-  ¡Espera mi amor!

-  ¿Me dijiste “mi amor”? No lo puedo creer…

-  Mi amor, el señor loco me dijo muchas cosas y nos tenemos que ir ya

-  ¿Por qué estás llorando? ¿Para donde nos tenemos que ir?

-  ¿Recuerdas que hicimos anoche?

-  ¿Anoche? Pues estábamos acá tratando de dormir

-  No, eso fue esta madrugada, hablo de mucho antes de llegar acá

-  Pues, fuimos a una fiesta ¿No?

-  Sí, pero  ¿Recuerdas qué pasó después?

-  Si claro, llegamos acá

-  ¿Cómo llegamos?

-  No lo recuerdo

-  Yo tampoco

-  ¿Por qué me lo preguntas?

-  Porque según el señor loco, nosotros no llegamos, es más, no hemos llegado

-  ¿Entonces?

-  Mi amor ¡Vámonos! Antes de que entre esa cosa, ósea la muerte

-  ¡Explícame por favor!

-  En el camino te explico

-  Está bien, vámonos

-  ¡Qué bueno! ¡Sígueme!

-  Si pero antes respóndeme algo

-  Por supuesto…

-  Mi amor… ¿Quién es ese señor loco?

-  No lo sé, lo único que sé es cómo se llama, y eso se debe a que fue lo primero que le pregunté

-  Bueno, vámonos… y te amo

-  Yo también te amo, sígueme…

-  ¡Listo! Pero… ¿Cómo se llama el señor loco?

-  ¡Jejeje! Sabía que no nos íbamos a ir sin responderte a esa pregunta

-  ¡Jejeje! Si pero… respóndeme

-  Mi amor dijo que se llamaba… Jesús

-  ¿Qué?

[Domingo – 8:15 AM] [FIN]

Autor: Rigo B Castro, Colombia 2011

En este momento quisiera tener con quien hablar, con quien sonreír, con quien compartir mis ideas y con quien debatir mis dolencias ¿Es tan difícil solicitar aunque sea la presencia de un ser vivo para que me acompañe? Estoy cansado de ver sombras jugueteando frente a mí mientras trato de desahogarme con un lápiz y una vieja hoja que encontré por ahí tirada en el piso.

-         ¡Hey amigo quéjate en voz baja no dejas dormir!

¡Pero qué demonios! ¿Quién me ha hablado?

-          Pues amigo te habla alguien que está cansado de que te quejes a toda hora y no lo hagas mentalmente.

¡Oye! Quien quiera que sea, dos cosas: la primera, gracias por venir y la segunda, es mi problema no el tuyo, yo veré cómo me quejo.

-          Vaya… de razón andas solo como un champiñón.

¡Oye! No sé quién eres y ya estoy pensando que es mi conciencia así que omitiré lo que digas.

-          ¿Tú conciencia? ¡Dios me libre! Si fuese tu conciencia ya me hubiese suicidado.

¿Qué? Te voy a aclarar algo importante, las conciencias no se suicidan, es inaudito, es ilógico, es algo imposible y por supuesto descabellado; y pues con ese comentario dudo que seas mi conciencia.

-          Bueno basta de charla, tengo que dormir y la situación acá es que no lo permites, así que por favor silencio y hasta nunca.

¡No, espera! ¡Amigo no te vayas!

-          mmm… ¿Amigo? Jajajaja… no soy tu amigo, adiós.

¿Por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué? Siempre me abandonan, me siento solo y nunca tengo con quien charlar, esto es injusto, ¿Es que mis lágrimas no lo demuestran? Estoy hecho polvo porque no tengo a nadie…

-          ¡Por Dios! Ya basta de lloriquearías, no estás solo primero que todo, tienes amigos, familia, hasta creo que tienes esposa, ¿Cómo es que tú con esposa dices que estás solo? Eso sí es totalmente ilógico…

No tengo amigos, realmente ellos viven su vida y solo aparecen cuando me necesitan y pues a mi familia le pasa lo mismo, únicamente que tienen derecho a verme porque se proclaman con mi sangre. Y pues ¿Esposa? Si hablas de esa mujer que ya no tiene tiempo para mí porque su afán de parecerse a un ratón de laboratorio  no la deja, estás equivocado, esa mujer es presencia física y ya. Ahora si me permites sigo con mis lloriquearías.

-          mmm… solo voy a hacerte una pregunta y espero  que la respondas para marcharme porque tengo demasiado sueño y tú no ayudas  a que eso cambie. Como sea, la pregunta es… ¿Ellos ya lo saben?

Pues… eso que importa, deberían sentir la necesidad de una compañía y más cuando se es amigo, familiar o esposa. Me es indiferente si lo saben o no.

-          Amigo, pero no respondiste a mi pregunta.

No hay respuesta.

-          Bueno, entonces como quieras, ahora si me marchare y quedarás solo como una verdura ¡Adiós!

¡Oye nooo! No me dejes, amigo… ¿Oye estás? ¿Oye dónde estás?

-          mmm… sigo aquí.

¡Qué bueno! Sabía que no te podías ir ya hasta somos buenos amigos… ¿Cierto?

-          mmm… no “amigo” no es eso, lo que sucede es que no me puedo ir.

¿Por qué no te puedes ir?

-          Por tu culpa…

¿Por qué por mi culpa? Bueno siendo así, seré culpable siempre.

-          mmm… eso que dijiste sonó bastante extraño amigo, y pues me quiero ir, déjame ir.

Pero no entiendo ¿Qué tengo que hacer para que te vayas?

-          Amigo es bastante simple, quítate del espejo….

[FIN]

—-

Rigo B Castro, Colombia 2011